Ideas clave del modelo para explicar e interpretar los sistemas geológicos

Conxita Márquez. Neus Sanmartí

El modelo para el estudio de los fenómenos geológicos se trabaja en todos los ciclos. De cualquier sistema geológico que podamos analizar profundizamos, de manera interrelacionada, en las siguientes ideas:

ESTRUCTURA

Partes y relaciones entre las partes

Reconociendo cuáles son las partes que lo conforman (rocas, estratos, los subsistemas de la Tierra, –geosfera, hidrosfera, atmósfera y biosfera-, astros…).

Se incide en cómo son, cómo se comportan, y cuál es su historia.

CAMBIOS Y PROCESOS

Internos o externos

Los cambios de origen interno y/o externo que se observan. Pensar en cómo se han formado las rocas nos llevará a hablar de rocas metamórficas, sedimentarias e ígneas y del proceso cíclico que las relaciona, y de que dependen de variables como la presión , la temperatura, la densidad o la fuerza de la gravedad.

Se profundiza en qué es lo que cambia en cantidad y calidad y qué se conserva, cuáles son los agentes del cambio y su velocidad, y qué huellas deja el cambio.

CONTROL-REGULACIÓN

de las interacciones

Implica entender los intercambios de materia y energía entre el sistema y su entorno y cómo estos cambios dan lugar a diferentes impactos en el medio. Estos impactos dependen de variables meteorológicas, geográficas, geológicas y socioambientales, como el tipo de clima, la intensidad, la situación geográfica, la vulnerabilidad del terreno, la demografía, el desarrollo económico de la zona…

Estos cambios dan lugar a impactos en el medio y esto permite profundizar en los riesgos, en su prevención y en el uso sostenible de los recursos naturales.

Tiempo geológico

Comparándolo con el tiempo a escala humana

Se reflexiona sobre cómo podemos reconstruir el pasado a partir de las evidencias que nos proporcionan los fósiles, los meteoritos, las propias rocas o la estructura del relieve.

Escala

La escala a la que hacen referencia los diferentes fenómenos geológicos a explicar, que pueden ir desde una escala más global a más local, es decir, desde la formación del Universo, del Sistema Solar y de la Tierra, hasta la del relieve y las rocas y minerales.