Contextualización. Trabajemos los volcanes.

Contextualización. Trabajemos los volcanes.

Conxita Màrquez, Teresa Pigrau, Neus Sanmartí. 

 

Siempre será importante empezar explorando los esquemas previos del alumnado. Por ejemplo, podemos plantear una actividad que promueva pensar en como cambia en el tiempo un volcán y reconocer que en el inicio no existía ninguna montaña, o fijarnos en cómo y de donde salen los materiales volcánicos del interior, o en por qué se pone en erupción… También podemos recoger si identifican las partes básicas del volcán y como las nombran. 

Leemos noticias, conversamos, miramos vídeos.

Se puede conteztualizar el fenómeno a partir de la lectura de noticias o videos. Trabajar la noticia del dia permitirá plantearnos preguntas y movilizar los esquemas iniciales. 

Contrastemos las ideas iniciales y finales (hoja de trabajo descargable)

La actividad "¿Cómo es, como se origina y cómo cambia un volcán? puede ser útil para, al final del trabajo, comprobar como han cambiado las ideas iniciales.

Durante el mismo proceso de lanzamiento (proyección de videos, imágenes o noticias sobre el volcán en tiempo real), conviene realizar actividades para hacer visibles los esquemas previos del alumnado. Cuando hablamos de esquemas previos nos referimos a las estructuras que se forman  resultado de las experiencias vividas, las lecturas o visionados audiovisuales o lo que  creemos saber. Las preguntas que nos pueden ayudar son las siguientes (graduadas en función de la edad):

  1. ¿Que experiencias tienes relacionadas con los volcanes?  Especialmente con los más pequeños: ¿Habeis visitado alguno?. ¿Conoceis a alguien que haya visto?. 
  2. ¿Has leído algún libro sobre volcanes?  ¿Has visto  videos, noticias, fotos?
  3. ¿Qué sabes sobre los volcanes?
Instrumentos de evaluación que se pueden utilizar

Con la finalidad de expresar las ideas iniciales y compartir y regular la representación de los objetivos.

A partir del diálogo sobre los esquemas previos van a surgir las dudas sobre las que no tenemos una respuesta clara, es decir, las preguntas pendientes de resolver. 

Estas preguntas vertebrarán el proceso de  modelización, dado que partimos de un primer modelo (que recoge las ideas infantiles iniciales) que se irá ampliando a medida que se hagan nuevos descubrimientos.  Será el marco de trabajo que iremos recordando y ampliando. Nos permitirá observar el árbol y el bosque a la vez.  

Será necesario que el equipo docente tenga claro el proceso que permite avanzar des del primer modelo (ideas infantiles iniciales) al modelo científico más complejo.  El modelo sistémico  es una brújula que permite encontrar las preguntas para avanzar hacia un nivel de pensamiento más complejo.  

Ayudar al alumnado a construir este modelo supone al mismo tiempo consensuar los objetivos de aprendizaje. 

En la columna siguiente se ofrece un ejemplo (el KPSI) que puede servir para evaluar los esquemas previos (formulados en forma de preguntas) relacionados con el proceso de modernización que pretendemos llevar a término. 

KPSI

El KPSI, si las preguntas están bien escogidas, sirve para compartir los objetivos de aprendizaje y para activar y revisar las ideas que ya se conocen. Por tanto, una vez el alumnado se ha autoevaluado, es importante compartir oralmente las diferentes percepciones.

Elaboremos una línea del tiempo geológico

En este post proponemos utilizar las líneas del tiempo como instrumento de evaluación para contrastar las ideas iniciales y finales de los alumnos. Si la Tierra tiene 4.543 millones de años, ¿cómo lo hacemos para comparar esta edad con la escala temporal humana que tenemos en nuestra mente? Imagen: Íngrit Soriguera.